viernes, 14 de abril de 2017

Torrijas Fit. ¡Ricas y sanitas!


Torrijas Fit, no te quedes con las ganas de quitarte el gusanillo, y hazte una versión saludable del dulce más típico de estas fiestas. Así podrás darle un caprichito al paladar, y lo mejor de todo, ¡sin arrepentimientos!


 

¡Sin remordimientos ni culpas!

 

Cada año por estas fechas, espero impaciente el día en que mi madre me llama para que vaya a su casa a merendar, porque va a preparar Torrijas. Ella las prepara de dos tipos, con miel, y con canela y azúcar. Y las hace de esas pequeñitas que te comes casi de un bocado, y que van seguidas de dos o tres más, irremediablemente. Y es que están taaaan buenas, que hasta que no se acaban, ¡no paramos!

Ya sabéis que me gusta cuidarme y llevar una dieta saludable, pero claro, también me gusta mucho comer, y soy bastante chuchona. Por eso este año se me ha ocurrido experimentar, e intentar conseguir hacer una versión de Torrijas sanitas, que poder comer sin remordimientos ni culpas. ¡Este año a la merienda invito yo!

Así que amantes de las Torrijas y de la vida saludable, ¡tomad nota de la receta porque están buenísimas!

 

¡Manos a la obra!


Ingredientes


- Pan Integral (Rebanadas pequeñas)
- 1 Vaso de Leche Desnatada (o la de tu preferencia)
- 1/2 Vaso de Agua
- La Piel de un Limón
- Canela en Polvo
- Sirope de Agave
- Stevia Líquida
- Stevia Granulada
- 1 Huevo y 2 Claras
- Aceite de Coco




Preparación

 

Para empezar...

 

- En un cazo, ponemos a hervir la Leche junto con la cáscara del Limón, y un chorreoncito de Stevia Líquida. Sin parar de remover, esperamos a que rompa a hervir, y entonces lo apartamos y dejamos enfriar en un plato hondo.
- En otro plato hondo, echamos el Huevo y las Clara, y batimos.
- Una vez cumplidos estos pasos, organizamos la cocina, ubicando el plato con el Huevo y el plato con la Leche, cerca de la vitro o el hornillo. En él colocaremos una sartén, a ser posible antiadherente,  con una cucharada de Aceite de Coco. La pondremos a fuego medio y comenzaremos a preparar las Torrijas. Esto nos facilitará el trabajo y evitará que manchemos tanto, y lo pongamos todo perdido.




¡Vamos allá!


- Una vez se haya enfriado la leche, mojamos las Rebanadas de Pan en ella por ambas partes. Tiene que hacerse rápido para que no se empapen demasiado, o se desmoronarán. las escurrimos un poco sobre el mismo plato de la leche.
- A continuación las pasamos por el Huevo, también por cada lado, y las volvemos a escurrir un poco. Desde ahí, las pasamos directamente a la sartén con el Aceite de Coco.
- Las doramos un poco por cada lado, las ponemos en una bandeja, y pasamos al siguiente paso.




¿Eres más de miel o de Azúcar?


Tal como decía el niño del anuncio de los Petit Suisses, ¡A mí me daban dos! Y es que como os comenté antes, mi madre siempre ha hecho ambos tipos de Torrijas, porque en casa adoramos los dos. Por eso mismo, y pensando en aquellos/as a los/as que solo os gusta un tipo, he elaborado ambos en mi versión saludable de este delicioso dulce.

Así que elige el que más te guste, o ambos como hago yo, ¡y manos a la obra!




Agave para los forofos de las Torrijas con Miel


- En una segunda sartén, preparamos una solución mezclando medio vaso de Agua, con medio de Sirope de Agave. Calentamos a fuego medio removiendo hasta que se diluya, y bajamos a fuego lento.
- Seguidamente, vamos cogiendo las Rebanadas de Pan ya doraditas, y las sumergimos en la sartén con la solución de Agua y Agave. Las empapamos bien durante unos segundos, y las colocamos en otra bandeja.
- Podemos esperar a que se enfríen, o comerlas directamente recién hechas y calentitas, ¡como a mí me gustan!
- De esta manera quedan blanditas y jugosas. ¡Buenísimas!
- ¿El toque final? Preséntalas en un plato, formando una torre con tres o cuatro. Echa un poco de Sirope de Agave por encima dejando que caiga por los lados. ¡Nadie podrá resistirse!
 



Stevia para los incondicionales de las Torrijas con Azúcar


- Prepara un tercer plato hondo con Stevia Granulada y Canela en polvo, y mézclalas bien.
- A continuación, vamos cogiendo las Rebanadas de Pan ya doraditas, y las vamos pasando por dicho plato impregnándolas bien con la mezcla. ¡Y listo! ¡Ya podemos colocarlas en una bandeja y empezar a picar!
- Esta opción es más rápida y cómoda, pero igual de rica. ¿El resultado? Unas torrijas crujientes a la vez que tiernas. ¡Irresistibles!




¿Te has dedicido ya?


Si no eres capaz de hacerlo porque ambas llaman tu atención por igual... ¡Haz como yo y cómetelas todas! ¡Recuerda que son súper saludables! Eso sí, procura comerlas para desayunar o merendar. Por muy sanas que sean no es recomendable comer hidratos por la noche.

Anímate a hacerlas y a subir fotos en tus redes contándome qué te han parecido. Puedes etiquetarme en @ChicCheapEasy. ¡Así pordré verlas todas!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario